Inicio / Material PDF / Deducción de Gastos de Vehículos en las Empresas – Casos Prácticos en Pdf [Descarga Gratis]

Deducción de Gastos de Vehículos en las Empresas – Casos Prácticos en Pdf [Descarga Gratis]

DEDUCCIÓN DE GASTOS DE VEHÍCULOS ASIGNADOS A ACTIVIDADES DE DIRECCIÓN, REPRESENTACIÓN Y ADMINISTRACIÓN.

Encontrándonos próximos a la declaración jurada anual de renta 2017, es importante examinar algunas precisiones respecto a la deducción de los gastos para su correcta determinación, a fin de evitar errores y futuras contingencias que podrían afectar la rentabilidad de la empresa. Mediante el siguiente informe práctico, vamos a analizar uno de los aspectos importantes de las empresas respecto a los gastos incurridos por vehículos asignados a actividades de dirección, representación y administración de la empresa, con referencia a la última modificación de la Ley del Impuesto a la Renta dada por el Decreto Legislativo Nº 1120 (el 18 de julio de 2012), donde se modificó el inciso w) del artículo 37° de la LIR , la cual regula los gastos incurridos por los vehículos automotores, y se encuentra vigente desde el 1 de enero de 2013.

A efectos de  determinar el gasto para establecer la renta neta de tercera categoría se podrá deducir de la renta bruta los gastos necesarios para producirla y mantener su fuente siempre que dicha deducción no se encuentre manifiestamente prohibida por la Ley del Impuesto a la Renta. Asimismo, para considerar que un gasto es deducible necesariamente deberá cumplir con el principio de causalidad, regulada en el artículo 37° de la LIR.

Sobre el principio de causalidad en forma genérica, se puede afirmar que todas las deducciones están en principio regidas por el principio de causalidad, o sea que solo son admisibles aquellas que guarden una relación causal directa con la generación de la renta o con el mantenimiento de la fuente en condiciones de productividad”.

Es común que algunas empresas necesiten de diversos tipos de vehículos para la realización de sus actividades, en el caso de vehículos usados para actividades operativas, es decir para operaciones propias del negocio, como por ejemplo transporte de mercaderías, cobranzas, transporte de pasajeros, transporte del personal de trabajadores, etc., los gastos de combustibles, lubricantes, mantenimiento, repuestos, seguros y demás son perfectamente deducibles atendiendo al principio de causalidad, pero en el caso de tratarse de vehículos automóviles de cierto cilindraje que veremos más adelante, la deducción de los gastos mencionados tiene ciertos límites en cuanto al número de vehículos que posea la empresa y al monto del gasto realizado, siempre que el uso de dichos vehículos sea de administración, dirección o representación, con respecto a la determinación de los límites por el número de vehículos y el monto deducible, en el presente artículo explicamos el procedimiento a tener en cuenta para determinar los importes  deducibles.

DESCARGA MATERIAL EN PDF

Check Also

Contabilidad de Costos – Teoría y Práctica [Descarga en Pdf]

INTRODUCCIÓN En la primera parte del material, que compartimos hace algunas semanas atrás, se analizó …